La protección en materia de Propiedad Industrial adquiere una relevancia capital cuando la empresa afronta algún procedimiento de reclamación de derechos. Resulta primordial, pues, anticiparse a los problemas y con ayuda de un profesional en materia de Propiedad Industrial poder encontrar las fórmulas que aseguren una protección adecuada.

Lena y Camus Abogados realiza igualmente labores de vigilancia, información y búsqueda de anterioridades e incompatibilidades entre signos distintivos nacionales, comunitarios e internacionales, así como el resto de figuras jurídicas.

La Propiedad Industrial tiene por objeto determinados activos inmateriales, fundamentalmente los signos distintivos de las empresas: marcas y nombres comerciales, así como las invenciones técnicas e invenciones estéticas que en las mismas se desarrollan: patentes, modelos de utilidad y diseños industriales.

La adquisición de derechos de Propiedad Industrial se produce normalmente mediante una concesión administrativa precedida de una actuación de marketing que permite a la empresa proteger la creación y promoción de sus signos distintivos o la investigación necesaria para la generación de invenciones, obteniéndose un reconocimiento de derechos en exclusiva sobre signos distintivos e invenciones, el uso de los mismos en el mercado y la prohibición de la utilización de aquellos al resto de la comunidad, con objeto de que no se haga uso de dicho patrimonio sin la autorización del titular registral.

Los signos distintivos permiten diferenciar productos o servicios propios respecto de los de la competencia –marcas- o, a un empresario de otro en el mercado -nombre comercial-.

Por su parte, las invenciones técnicas se dividen en Patentes y Modelos de Utilidad. Son patentables las invenciones que impliquen una novedad mundial, actividad inventiva y sean susceptibles de aplicación industrial, aún cuando tengan por objeto un producto final o un procedimiento. El Modelo de Utilidad consiste principalmente en dar a un objeto ya conocido en el mercado una utilidad desconocida hasta la fecha y que suponga un avance técnico.

Finalmente, las invenciones estéticas son los Diseños Industriales, entendiéndose por ellos toda disposición o conjunto de líneas y colores aplicables con un fin comercial a la ornamentación de un producto por cualquier medio manual, mecánico, químico o combinado.